Algunos escritos

 

Web 2.0 y fotografía

Volver a Algunos escritos Luces y sombras de las nuevas formas de mostrar tus obras. Todos sabemos que en los últimos 10 años se han popularizado de manera explosiva las distintas opciones para mostrar nuestras fotografías en la web...   

Web 2.0 y fotografía
Luces y sombras de las nuevas formas de mostrar tus obras.

Todos sabemos que en los últimos 10 años se han popularizado de manera explosiva las distintas opciones para mostrar nuestras fotografías en la web.

Recordemos que para la última década del siglo pasado, hace poco más de 10 años, las cámaras digitales apenas comenzaban a existir, eran caras y sus prestaciones bastante pobres y, por supuesto, no existía cosa tal como los teléfonos con cámara.
Por otro lado, la World Wide Web todavía estaba dando sus primeros pasos.

Ya en el año 2000 aparecían numerosos sitios dedicados en forma exclusiva a la fotografía, aunque la gran mayoría de las fotos que mostraban eran producto del escaneado de imágenes analógicas.
Multimagen (1997) y FotoRevista (2000) fueron pioneros en Argentina.

En los sitios web tradicionales (web 1.0) los usuarios se limitan a la visualización pasiva de la información que se les proporciona, previamente editada.
El punto de inflexión fue la aparición y el crecimiento de las llamadas web 2.0, donde se  permite y estimula la participación activa de los usuarios, sea incorporando contenido al sitio o comunicándose con otros usuarios a través del mismo.

Es a partir de la popularización de las cámaras digitales y de las web 2.0 que se produce la gran explosión de fotografías en la web.
Hoy disponemos de enormes redes sociales, de sitios de fotografía que estimulan la participación de sus visitantes, de blogs gratuitos, foros, páginas web personales a precios bajísimos, inclusive muchos sitios de noticias estimulan a sus lectores en el envío de fotografías.
Como resultado de esto, hay miles de millones de fotografías en la web, la gran mayoría de las cuales fueron subidas directamente por sus autores sin pasar por ningún tipo de filtro o edición.

Mientras millones de aficionados a la fotografía de todo el mundo suben sus imágenes en distintos sitios sólo para mostrarlas (o mostrarse) y compartirlas, otros suben sus fotos en sitios especializados en fotografía, donde además obtienen el plus de comentarios, valoración y opiniones de otros fotógrafos, que siempre ayudan al crecimiento fotográfico de los autores.
La participación en muchos sitios especializados redunda en la creación de comunidades virtuales con un mismo interés principal: la fotografía, comunidades que en muchísimos casos pasan de lo virtual a lo real, proponiendo salidas y encuentros, para sacar fotos o simplemente para conocerse.
Muchos de los participantes en estos sitios, gracias a la experiencia acumulada en los mismos, en poco tiempo dejan de ser simples aficionados para convertirse en verdaderos fotógrafos.

Pero… no todas son luces en la web, también hay sombras, muy oscuras en algunos casos.
Lamentablemente, pocos de quienes participan y suben sus obras a la web pierden siquiera un minuto de su tiempo en leer la letra chica de los contratos de uso (internet es ahora y yá!!!).

Muchas redes sociales incluyen entre sus Términos y Condiciones autorizaciones que les permiten el libre uso del material que hayas subido:
Frases como “Nos concedes una licencia no exclusiva, transferible, con posibilidad de ser sub-otorgada, sin royalties, aplicable globalmente, para utilizar cualquier contenido…” o “el usuario otorga licencia mundial, no exclusiva, libre de regalías (con derecho a la concesión de la licencia a terceros) para utilizar, copiar, reproducir, procesar, adaptar, modificar, publicar, transmitir, mostrar y distribuir dicho Contenido…” son comunes en muchos sitios.

Otros grandes sitios de fotografía ofrecen al autor inscribir sus fotos dentro de alguna de las licencias Creative Commons. Sugerimos suma prudencia en la utilización de estas licencias, ya que algunas de ellas permiten la libre utilización de las imágenes, incluso su adaptación y modificación para incluirlas en otra obra de otro autor.

Por último, siempre se debe tener en cuenta que no hay ninguna manera de evitar que cualquier foto, publicada en cualquier sitio web, sea bajada o copiada por cualquier usuario en cualquier parte del mundo.

Consejos para participar y disfrutar de la web 2.0

 

Nota escrita para la revista Fotomundo, publicada en Julio de 2010

 
Web 2.0 y fotografía
 Vista 1383 veces.  
 

Comentarios recibidos (0)

  
Aquí puedes dejar un comentario: Nombre y Apellido: e-mail (no será publicado): Comentario: Codigo de Seguridad*:
Debes copiar las dos palabras que aparecen en el recuadro.